Román Rodríguez

Uno de los elementos de mayor trascendencia en nuestro acuerdo con el Gobierno central sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 y para la modificación del Régimen Económico y Fiscal (REF) económico es, sin duda, todo lo vinculado al abaratamiento del transporte de personas en barco y avión entre las islas, así como el 100% de ayuda al transporte de mercancías, entre las islas y entre éstas y la Península. Medidas que benefician directamente a la ciudadanía y a nuestras empresas, que ayudan a una mayor cohesión del Archipiélago, que unen a los territorios y acercan a los hombres y mujeres de Canarias. Y que mejoran el mercado único en el Archipiélago.

La movilidad de mercancías y personas es básica para el bienestar, el desarrollo económico y la igualdad entre los habitantes de los distintos territorios que conforman Canarias. En una comunidad alejada más de 1.000 kilómetros del continente al que pertenecemos social, política y económicamente, fraccionada además en ocho territorios habitados, las políticas de transportes son esenciales para reducir sus hándicaps y colocarnos en situación de equidad con los ciudadanos y ciudadanas continentales, así como con las empresas.

Así lo han comprendido inmediatamente en las Islas Baleares (a pesar de su mucha mayor cercanía a Europa, apenas 75 kilómetros, y en la que una isla, Mallorca, concentra casi el 80% de su población, siendo menor, además la distancia entre sus territorios) donde han aplaudido y agradecido un acuerdo del que también se beneficiarán.

El incremento de la subvención al 75% hará que el billete se pague la mitad de lo que ahora cuesta. Facilitando la movilidad de los hombres y mujeres de Canarias por razones laborales, de estudio, encuentros familiares, asuntos de salud o por ocio. El pasado año 2016 el volumen de usuarios residentes entre los aeropuertos de las islas rondó los tres millones.

El incremento en la bonificación ha sido acogido muy favorablemente por el conjunto de la sociedad canaria. No es verdad, como algunos señalan erróneamente, que las compañías serán las grandes beneficiadas, procediendo a incrementar el precio de los actuales billetes. Como se sabe, estos están sometidos a precios de referencia, que son establecidos por el Ministerio del ramo. Podrán beneficiarse legítimamente, en todo caso, del previsible aumento del número de viajeros, atraídos por la sensible disminución de las tarifas.

Marítimo, también

Además, hemos logrado que ese porcentaje de descuento, el 75%, se aplique también al transporte marítimo, que ya ofrecía buenas conexiones y precios bastante competitivos con descuentos del 50% cofinanciados por la comunidad canaria y el Estado. El transporte marítimo mueve en Canarias cuatro millones de pasajeros al año que, también, verán sus tarifas reducidas a la mitad de las actuarles.

Canarias estará, por tanto, conectada de forma mucho más económica para los residentes tanto por vía aérea como marítima, que son nuestras autopistas y carreteras. Nos comunicamos en barco y en avión como en otros lugares del Estado español lo hacen en AVE.

Otro tanto sucede con las mercancías, con los productos, agrícolas o industriales, elaborados en Canarias. Trasladar, por ejemplo, los quesos de Fuerteventura o los vinos de Lanzarote a las islas de Tenerife, La Palma o Gran Canaria se hará a coste cero. Con lo que tendrán muchas más posibilidades de consolidarse en el conjunto del mercado canario, mucho más amplio que el local. Y que no solo lo integran nuestros algo más de dos millones de habitantes, sino también los turistas.

Constituye, como se puede apreciar, una medida que rompe con la doble insularidad y que cohesiona territorial y económicamente al Archipiélago, atacando frontalmente los lastres de la discontinuidad territorial y generando un auténtico mercado suprainsular.

Sector primario

Asimismo, nuestros productos de exportación como el tomate, las flores o los esquejes, se colocarán en la Península a coste cero.

Por otra parte, en el caso del sector primario, de fuera de Canarias procede más del 95% de los forrajes consumidos por la ganadería de nuestra tierra. La subvención beneficia mucho a nuestro sector agrícola y ganadero que podrá ahora traer la alimentación que precisa su ganado, pagando lo mismo que lo que se paga en Sevilla, en Murcia o en Valladolid. Hay que recordar que la alimentación de la ganadería supone algo más de la mitad de sus costes de producción. Repercutiendo la movilidad a coste cero, en consecuencia, en la competitividad y en la renta de los productores.

Además, desde Nueva Canarias (NC) continuaremos trabajando para que el Gobierno estatal acepte la aprobación de una tarifa de referencia (fija un precio máximo) para las conexiones aéreas del Archipiélago con el Estado, otra justa exigencia canaria que llevamos en el programa de las elecciones generales. Para evitar los abusos que se producen actualmente. Una medida que beneficiará a los residentes de Canarias pero también a los no residentes.

Estamos convencidos de que de esta manera es como se hace país, como se avanza en nuestra construcción nacional, como se une a los canarios y canarias de todas las Islas. No con campañas publicitarias ni con el mantenimiento de la obsoleta triple paridad. Deben ser las políticas, basadas en el interés general y en la superación de los hándicaps de la insularidad, las que contribuyan a la mayor equidad entre los hombres y mujeres de los distintos territorios insulares. Y a construir una Canarias cohesionada y unida. Como hemos hecho con este trascendental e histórico acuerdo.

Román Rodríguez es portavoz parlamentario y presidente de Nueva Canarias.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios consideramos que acepta su uso. Para saber más sobre el uso de nuestras Cookies pulse, aquí.

¿Acepta las cookies de esta web?.

EU Cookie Directive Module Information