Antonio Morales

La noticia política de la última quincena ha sido la negociación de los Presupuestos Generales del Estado. Los canarios hemos estado en el centro del debate porque el voto del diputado de Nueva Canarias ha sido decisivo para su aprobación. Y una vez cerrado el acuerdo nos corresponde compartir la satisfacción, porque este voto ha servido para recuperar derechos para todos los canarios y para que Gran Canaria sea atendida como no lo había sido durante los últimos seis años de gobierno del Partido Popular. Se trata de un acuerdo que  tiene que ver con los intereses generales de Canarias, que va a beneficiar a la mayoría de nuestra población, incluyendo necesidades urgentes de Gran Canaria, como es el caso de la carretera de La Aldea… Tenemos claro que, después de seis años maltratando a Canarias, el Gobierno de Rajoy no se ha vuelto, de repente, sensible con nuestra tierra. Estábamos acostumbrados a que el político gallego reivindicara su “canariedad” en las campañas electorales, cuando recordaba en los mítines en las islas que suele pasar las vacaciones aquí. Pero desde el palacio de La Moncloa, ni Rajoy, ni el exministro José Manuel Soria, ejercieron de canarios. Al contrario, nunca se había incumplido tanto con nuestra Comunidad. 

 

Se ha comentado la importancia de las conquistas económicas, pero me gustaría empezar esta valoración por los acuerdos políticos que tienen a Gran Canaria como protagonista. El compromiso de modificación del sistema electoral canario, reduciendo las barreras para acceder al Parlamento y mejorando la proporcionalidad para impedir los desequilibrios actuales, es una exigencia que prácticamente solo hemos realizado desde Gran Canaria. La triple paridad es un lastre injusto y antidemocrático que no debe permanecer ni un minuto más. Nos sentimos orgullosos de haber liderado esta justa reivindicación y de haberla incluido en la negociación de los presupuestos. Además se ha puesto fecha para que esta reforma esté en vigor para las elecciones de 2019. Es muy significativo que se haya conseguido cuando un partido nacionalista lo ha exigido. Mientras el PP tuvo mayoría absoluta no hizo nada  aprobarlo.

 

Las prioridades de actuación que el Cabildo de Gran Canaria aprobó en su programa de Gobierno tienen en las enmiendas acordadas – y que al final apoyó todo el mundo- un refuerzo indudable. Nuestra voz se ha escuchado en la negociación y podemos afirmar que Gran Canaria ha ganado peso político porque nuestro modelo de desarrollo sostenible y de cohesión social se ha proyectado en los acuerdos firmados. Nos referimos a ejes fundamentales de la acción de gobierno que tienen que ver con el desarrollo de nuevos sectores económicos,  con la bonificación del transporte de pasajeros y mercancías, con la dinamización y la creación de empleo, con el apoyo  a las energías renovables y la supresión del impuesto al sol, y con la potenciación de  políticas sociales…Estamos hablando de medidas incorporadas en un acuerdo para unos presupuestos estatales que tienen en cuenta la situación de nuestra isla como hacía años no ocurría y que no estaban en el borrador de presupuestos hasta que los hemos incluido en la negociación. Para comprobar la realidad de estos compromisos detallo algunas de las cifras del acuerdo referidas a Gran Canaria: Apoyo a la Economía Azul (4,5 millones para investigación de recursos marinos que promueve el Cabildo de Gran Canaria); 6,5 millones para la Agenda Digital de nuestro Cabildo; 1,5 millones para I+d+i para la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria; 1,2 millones para un Plan Integral en Jinámar; 7,8 millones para convenios de viviendas destinados a la capital grancanaria, Telde y Guía; 7, 5  millones para convenios para saneamiento de aguas con Santa Lucía de Tirajana y otros municipios; 25 millones para la carretera de La Aldea a Agaete (Risco de Faneque); 5 millones para la Metroguagua de LPGC;  2 millones para el IES Saulo Torón de Gáldar; otros tantos para el litoral de San Felipe… Más de 60 millones de asignación directa…  Y  además nos beneficiaremos en mayor medida del nuevo Plan Estratégico para el tomate de exportación…                                                                                       

 

Llevamos casi una década siendo  la comunidad peor financiada, y además de sufrir los recortes en Sanidad, Educación y Servicios Sociales que se aplicaron en todas las comunidad autónomas, aquí tuvimos que soportar los incumplimientos del convenio de Carreteras, la reducción a cero euros del Plan Integral de Empleo, el recorte de las subvenciones a la desalación de aguas o la imposición de unas prospecciones petrolíferas que habían sido rechazas por la mayoría de las instituciones canarias. Con el incremento de hasta un 75 % de las bonificaciones al  transporte aéreo y marítimo se va a producir una rebaja sustancial de las tarifas.  Esta medida tiene una repercusión fundamental en la calidad de vida de todas las islas y en la activación de nuestra economía. Se suma a ello también la bonificación del transporte de mercancías entre las islas y entre Canarias y la Península. En materia de energías renovables hemos logrado la exención del “impuesto al sol” y cualquier tipo de peaje o impuestos para el autoconsumo. Un paso de gigante para la consecución de un nuevo modelo energético. También conseguimos la exclusión del requisito de que la potencia contratada de las instalaciones de un autoconsumidor para la desalación de aguas deba ser igual o inferior a la potencia contratada y la celebración de una subasta canaria de renovables con la máxima potencia. No nos olvidamos de la agricultura con la aportación del Estado del 100% del POSEI  para apoyar a las producciones canarias. Y la aprobación de un Plan Estratégico del tomate  con 21 millones de euros. Y políticas sociales específicas para Canarias: Plan Integral de Empleo (42 millones de euros), 2 millones para planes contra la violencia de género en Canarias y 10 millones para políticas sociales y lucha contra la pobreza en Canarias. Y, también, un plan para la instalación de banda ancha (6 millones), una mesa de trabajo para estudiar la situación de los trabajadores y trabajadoras de la hostelería y en especial la de las camareras de pisos y la mejora de los porcentajes de deducción de los incentivos fiscales al cine, garantizando igualmente la seguridad jurídica de las producciones cinematográficas en Canarias                                                                           

 

Algunas fuerzas políticas han criticado este acuerdo, aunque después aprobaron las enmiendas. Pero hemos podido leer y escuchar muchos comentarios, en los medios de comunicación en Canarias, de gente alejada de las posiciones políticas de Nueva Canarias, que han reconocido que esta fuerza política ha actuado con inteligencia y ha defendido los intereses generales. Desde Madrid se han producido muchas críticas que delatan el profundo desconocimiento de la realidad de nuestras islas y de Nueva Canarias, que tienen en la capital del reino. Esas críticas han sido rebatidas, por ejemplo, por el escritor Emilio González Déniz que  publicó en su blog un artículo titulado “El disputado voto del señor Quevedo”, en el que criticaba algunas reacciones en Madrid (a nivel político, sobre todo por parte del líder de Podemos que llegó a pedir a Pedro Sánchez que ordenara a Quevedo votar en contra de los presupuestos, y también algunas reacciones de periodistas peninsulares en tertulias y periódicos).

Decía González Déniz: “Y es que llega un momento en el que sus luchas intestinas, sus exhibiciones de machos Alfa y su presencia casi permanente en los platós de televisión nos interesan poquito, porque lo que aquí nos duele es el desempleo galopante en nuestra comunidad, los salarios de miseria, el abandono a los dependientes y un altísimo índice de pobreza (pregunten en Cáritas). Que alguien trate de paliar esas desigualdades no es chantaje, ni compraventa, ni mercadeo; es justicia, y como en este momento se está en la coyuntura de que se puede hacer valer un solo voto -el disputado voto del señor Quevedo, que diría Delibes-, dejarlo pasar sería de tontos. Ya seguiremos con debates universitarios y enfoques filosóficos una vez que hayamos comido, porque se trata de cubrir necesidades urgentes, y a la vez exigir respeto a nuestra tierra.”

                                                                                                                                                                             

Antes, durante y después de la firma del acuerdo entre Nueva Canarias y el Partido Popular, los portavoces de ambos partidos dejaron claro a los periodistas que se trata de un apoyo a la  Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2017. No es un acuerdo de legislatura con el PP. Las distancias sobre asuntos fundamentales como las políticas de austeridad, las privatizaciones, la corrupción, la ley mordaza,  la aplicación de la Ley de Dependencia, etc, siguen siendo insalvables. Nueva Canarias sigue situándose en la izquierda nacionalista y el Partido Popular sigue siendo de derechas y centralista. Y las políticas sociales generales recogidas en los presupuestos perjudicarán a Canarias y a las otras comunidades autónomas. Y se hubieran agravado de no aprobarse los presupuestos. Y hubiésemos dejado de percibir unos 750 millones de euros para nuestra tierra… Pero esto hubiera ocurrido sin el voto de Pedro Quevedo también. Nueva Canarias lo que ha hecho es aprovechar la aritmética parlamentaria para cambiar los números en beneficio de Canarias. 

 

El filósofo francés Emmanuel Mounier escribió que “Querer obrar y no abandonar nada sus principios o no mancharse las manos en la contradicción de los términos,  expresa un fariseísmo egocéntrico, más apegado a su propia imagen que al destino común de los hombres”. Decía Mounier que en la acción política uno puede mancharse las manos, pero es fundamental que no se manche el corazón. No es culpa de Nueva Canarias que el señor Rajoy esté en el Palacio de la Moncloa, Nueva Canarias votó en contra. Hay que recordar que Rajoy es presidente del Gobierno porque Podemos, PSOE y Ciudadanos no pudieron ponerse de acuerdo para dar la presidencia a Pedro Sánchez. Y que después de ese desacuerdo, Rajoy se convirtió en el presidente con menos votos en contra de la historia de esta etapa democrática. En ningún caso esas situaciones las creó Nueva Canarias. Lo que ha logrado Nueva Canarias con un solo diputado es comprometer al Gobierno del Estado a incrementar de forma importante las inversiones en las islas, a respaldar una reforma del Estatuto de Autonomía y del Sistema Electoral, a mejorar la financiación de Canarias y de Gran Canaria y separarla del REF. Era de justicia.

Gran Canaria lidera las políticas de transformación en beneficio de toda Canarias. Es tiempo para comprometernos en las medidas que avancen en la igualdad social, la sostenibilidad de nuestro territorio y la dignidad de los hombres y mujeres de este archipiélago atlántico.

Antonio Morales, presidente del Cabildo de Gran Canaria.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios consideramos que acepta su uso. Para saber más sobre el uso de nuestras Cookies pulse, aquí.

¿Acepta las cookies de esta web?.

EU Cookie Directive Module Information