Román Rodríguez

 

Los congresos constituyen una parte esencial de la vida democrática de los partidos. Sirven para analizar lo realizado y para debatir y aprobar propuestas de futuro. Los congresos deben servir para corregir errores, poner sobre la mesa las insuficiencias y mejorar la organización, los procedimientos y las propuestas. Nueva Canarias, un partido constituido hace apenas siete años, celebra los próximos 17 y 18 de noviembre su III Congreso Nacional, bajo el lema ´Con la gente, con sus problemas’. En él participarán 350 delegados y delegadas procedentes del conjunto del Archipiélago, junto a representantes de otras organizaciones nacionalistas y progresistas.

 

Un congreso que supone, básicamente, la puesta a punto del partido en aspectos organizativos, ideológicos y políticos, aprendiendo de la experiencia del período reciente, del trabajo en las instituciones y en los movimientos sociales, desde un planteamiento autocrítico. Estando cerca de los problemas de la gente y tratando, desde la política, de buscar soluciones a los mismos.

 

Desde el pasado mes de marzo hemos desplegado una intensa vida interna, con más de 150 reuniones en los ámbitos local, insular y canario. Un trabajo desarrollado con el claro objetivo de fortalecer y consolidar nuestro joven proyecto de nacionalismo progresista y de izquierdas. Avanzando en el proceso de implantación en todos los territorios del Archipiélago con la clara voluntad de afianzarnos como una oferta política y electoral alternativa, como un claro referente del nacionalismo progresista canario.

 

El III Congreso Nacional de NC se estructura en tres ponencias: la ideológica, la política y la organizativa. Durante el debate precongresual, los afiliados presentaron más de 250 enmiendas a estas tres ponencias. De ellas se aceptaron 243, incorporándose a los respectivos textos, y quedan vivas para su debate en la propia cita congresual otras ocho.

 

La primera, la ponencia organizativa, que nos define como partido nacional canario, modificando, a petición de las organizaciones insulares, el modelo federal vigente hasta ahora en NC. Y pasando a ser un partido único, dotado de una amplia autonomía insular. La segunda, la ideológica, que aborda el ideario nacionalista desde la nítida defensa del autogobierno y del derecho a decidir, así como desde nuestra concepción de izquierdas.

 

Ponencia Política

Y una tercera, la ponencia política, que lleva a cabo un profundo análisis de la situación actual y plantea el imprescindible combate contra el neoliberalismo y contra las actuales e injustas políticas que están cargando los efectos de la crisis sobre la mayoría social y dañando gravemente los servicios públicos.

 

En ella planteamos la enorme gravedad del momento político, económico y social que atraviesa Canarias. En medio de una crisis en la que se vienen imponiendo recetas económicas dirigidas exclusivamente a la austeridad, al control del déficit público y a la limitación drástica del endeudamiento; a una reforma laboral que facilita los despidos y elimina derechos de los trabajadores; a la reducción del “tamaño” de las administraciones y, paralelamente, de los servicios que éstas prestan a los ciudadanos. Y lo que están consiguiendo es más recesión, más desempleo, empobrecimiento de amplias capas de la población, deslegitimación de la democracia, menor cohesión, riesgo de una total fractura social y tensiones territoriales.

Una situación que en Canarias se agrava con el maltrato que recibimos secularmente por parte del Gobierno central, como se ha vuelto a ratificar con los PGE para 2013. Y con un Ejecutivo canario débil y que, hasta ahora, ha carecido de un programa diferenciado y coherente para afrontar la crisis y sus consecuencias, limitándose a aplicar las mismas recetas de austeridad que el Gobierno central y consiguiendo los mismos fracasos.

 

En el eje de la ponencia política se encuentra la relevancia de elaborar un plan de choque contra la grave crisis que sufre Canarias y la obligación del Gobierno estatal de cumplir con el acervo histórico económico y fiscal que mantienen las islas con el Estado. Recogiendo, igualmente, la importancia de aprobar un nuevo Estatuto de Autonomía y de reformar el injusto sistema electoral para ganar en democracia.

Frente amplio

Desde NC insistimos en la necesidad de articular un Frente Amplio, social y político, para

enfrentarse a la crisis y buscar salidas justas a la misma. Solicitando el retraso en el tiempo de los planes de ajuste hasta, al menos, 2018. Planteando la necesidad de que el BCE y el Banco Europeo de Inversiones contribuyan a un plan de estímulo que facilite la inversión pública y tire de la demanda. Exigiendo que el BCE compre deuda de los estados a un interés justo, evitando la actual marea especulativa. Así como la puesta en marcha de medidas destinadas a reducir el fraude fiscal y para avanzar en una fiscalidad más justa, que evite que todo el esfuerzo recaiga sobre clases medias y trabajadores; así como el combate contra los paraísos fiscales.

 

Para eso consideramos imprescindible el mayor grado de unidad y la movilización de la ciudadanía. En ese sentido, hemos expresado nuestro apoyo a la convocatoria del 14-N, que expresa el rechazo de un amplio sector de la sociedad a la vigente orientación de las políticas económicas frente a la crisis.

 

Junto a las ponencias se presentarán trece propuestas de resolución que serán votadas en el plenario. Relativas al empleo, reforma electoral electoral, la vivienda, los jóvenes, la justicia social, el maltrato del Gobierno del PP a Canarias, la financiación del autogobierno y de los servicios públicos y la igualdad de género, entre otras.

 

En los documentos congresuales confirmamos nuestro compromiso con la política como elemento de transformación, en estos tiempos de desafecto hacia la política, los partidos y la instituciones. Un desafecto vinculado a la situación económica y el sufrimiento de la gente, pero también a malas prácticas, corruptelas, falta de transparencia y participación. Hoy se precisa más que nunca de la política, entendida como el ejercicio de la defensa del interés general de la población. Y rechazamos con absoluta firmeza que la delegación de soberanía que hace el pueblo sobre sus representantes pueda ser suplantada por poderes que no emanan de los ciudadanos, como ocurre con la imposición de los mercados y los sistemas financieros sobre la política e instituciones.

 

Con esos contenidos y objetivos, Nueva Canarias afronta su III Congreso Nacional, desde su razón de ser única: servir de instrumento para la construcción nacional de Canarias y su transformación hacia una economía sostenible que genere riqueza y empleo; avanzando para construir colectivamente una sociedad con más y mejor democracia, estructurada y cohesionada, con sólidos servicios públicos y con altos niveles de equidad.

Negándonos, en definitiva, a que esta crisis la sigan pagando los más débiles en forma de paro, pobreza y desahucios; y aportando alternativas fundamentadas y justas para hacerle frente en beneficio del interés de la mayoría social.

Román Rodríguez es diputado en el Parlamento canario y presidente de Nueva Canarias.