A propósito de los 50 años de la ópera

Ha terminado la edición número cincuenta del Festival de Ópera de Las Palmas de Gran Canaria. Y ha sido todo un éxito. Hemos disfrutado de Lucía de Lammermoor, La Favorita, La Hija del Regimiento, Rigoletto y Werther y de algunos bises históricos que no se prodigaban desde finales de los años 70… Una temporada redonda para una celebración redonda. Alcanzar medio siglo de vida cultural de los “Amigos Canarios de la Ópera” representa una señal indiscutible de vitalidad, de iniciativa y de compromiso social de sus promotores y directivos, pero también de toda la población que ha disfrutado de este éxito. Para el Cabildo de Gran Canaria estos cincuenta años suponen un motivo de orgullo porque expresan el sentir y el hacer de nuestra isla y por eso colaboramos con ACO y editamos el bello libro que conmemora esta efeméride.  Se trata de un acontecimiento, de un hito para la reseña histórica, pero también para saborear el presente y ganar el futuro con todas sus enseñanzas y aprendizajes.

           

La proyección pública que las programaciones, promovidas por ACO, tienen en nuestra sociedad, está siendo decisiva para que nuestra capital y la isla entera disfruten de un alto nivel de actividad y de oferta en torno a este género. Estamos en la vanguardia  del Estado y esto tiene mucho que ver con el esfuerzo de personas que un día decidieron organizarse y ser vanguardia de la iniciativa operística. Gran Canaria es una referencia europea por su amor a la música. Los “Amigos Canarios de la Ópera” contribuyen de forma decisiva para que siga siendo así.

 

Las temporadas de ópera son un reclamo para quienes disfrutamos de la lírica y estimulan las vocaciones musicales y vocales que se dan en nuestra tierra. Pero dinamiza en muchos más sentidos. La iniciativa operística supone además, el desarrollo de actividades e investigaciones artísticas que están relacionadas con la producción de cada representación, la elaboración de materiales escénicos, el impulso a las corales y grupos de canto, la organización de los montajes… El impulso cultural está demostrado, pero los beneficios se amplían a la actividad económica ligada a las representaciones y al consiguiente atractivo turístico que comporta. La ópera no queda aislada en nuestro querido teatro Pérez Galdós, sino que desborda y alimenta múltiples dimensiones que crean tejido social, cultural y económico. Vivir en Canarias o visitarla es atractivo no solo por nuestro clima o por la geografía, también por una oferta cultural que nos coloca en la primera división. Ocurre con la ópera, con la música en general, con el teatro, con la danza, con las artes plásticas, con el folklore… Pero la actividad operística genera progreso en muchos campos. En la educación, se favorece el aprecio a la música con las charlas, el convenio con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, la formación vocal y coral  que exigen las distintas representaciones. En esta trayectoria de ACO valoro también la orientación abierta y plural que han impulsado de manera creciente. Pero también crece el mundo de la regiduría, del personal escenotécnico, de talleres de construcción, sastrería, peluquería, maquillaje y figuración. La cultura produce actividad económica y diversificada que es la que necesita Gran Canaria.

 

Cincuenta años generando formación, emociones, conocimiento, bien merecen el reconocimiento recibido. Recoge un sentimiento unánime de quienes sabemos que nuestro progreso y cosmopolitismo se basa en iniciativas que demuestran la fortaleza y altura de miras de su gente. La cultura no admite compartimentos estancos y como reflexión ilustrada debe conocer de las causas y crisis de nuestro entorno e intervenir en ellas. ACO  ha hablado y se ha posicionado, a lo largo de la historia, ante las situaciones que requerían un compromiso social. Desde el Cabildo de Gran Canaria confirmamos que esa posición ha contribuido al engrandecimiento de la isla y con ella de Canarias. Nos llena de orgullo que nuestra isla y nuestra capital se hayan ganado el prestigio de unas temporadas que son reconocidas a nivel internacional y que motiva a los grandes directores e intérpretes a colocarnos en sus agendas. Hemos disfrutado los amantes de la música durante estos 50 años, pero ha ganado el conjunto de  la sociedad. Porque la cultura no es un gasto, es una inversión.

 

La Ópera viene a incrementar la calidad de vida de quienes tenemos la fortuna de vivir en estas islas. Que llevemos cincuenta años alimentando esta experiencia es una magnífica noticia. Es tiempo de comprometernos a colaborar para que el futuro esté a la altura del aniversario que hoy agradecemos. Y es el momento de ratificar que el compromiso del Cabildo se va a mantener. Sabemos que este Festival y las actividades que genera constituyen un insustituible referente cultural. Queremos hacer constar que mis felicitaciones incluyen, merecidamente, a todas las personas que han participado en las directivas que han mantenido viva la programación de cada temporada.

 

Este éxito no es una casualidad. Sacamos enseñanzas para proyectarlas en nuestro futuro. Cuando coinciden el conocimiento, la solidaridad, la constancia y el sentimiento de pertenencia a la isla que nos acoge, el resultado suele ser tan brillante como el de ACO.

           

Nuestra isla cuenta con una sociedad civil organizada, dinámica y laboriosa. Afortunadamente no estamos en una sociedad inerme, resignada o dependiente de las administraciones públicas. Esta es una de nuestras grandes bazas para ganar la próxima década, igual que hemos ganado las grandes batallas del pasado. Y quiero destacar que muchas de estas organizaciones civiles tienen como fundamento el impulso cultural, lo que habla de la riqueza de nuestro proyecto de vida colectivo.

 

Y fruto de la colaboración entre el Cabildo y la ciudadanía sin duda hoy podemos decir que tenemos en Gran Canaria una oferta musical extraordinaria. Que tenemos una isla que suena a música celestial. No hay más que echar un vistazo para comprobar que durante todo el año la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, que ahora estrena director, desarrolla a lo largo de 20 conciertos que tienen como escenario el Auditorio Alfredo Kraus una programación que atiende a la mayor diversidad de estilos y formatos, con atención especial a la renovación del repertorio y a la creación canaria; que los Conciertos Escolares y Conciertos en Familia de la Fundación OFGC constituyen una iniciativa que lleva ya 24 años acercando la música a niños/as y jóvenes de toda la isla de Gran Canaria. Se trata de una de las ofertas educativas más amplias y variadas de este archipiélago atlántico que se complementa con la Semana Santa musical, los conciertos especiales de Temudas Fest, en la terminal de contenedores, y otras actuaciones por distintos municipios.

           

Y junto a esto el encuentro Jazz Otoño; el Circuito de Artes Escénicas de Gran Canaria, con una amplia programación de música y danza, los conciertos Sofar Sounds, de Jazz y de Arte Sonoro del CAMM; las actividades musicales del San Martín Centro de Cultura Contemporánea con Nosolorock, De blues, soul y más, Músicas paralelas, Músicas de ida y vuelta, En acústico y Especiales de Navidad; la programación de música antigua en el patio de la Casa de Colón; los conciertos programados en 2017 en la Casa-Museo Pérez Gáldos, vinculados al proyecto basado en el título homónimo del libro de Pedro Schlueter que abarca la relación entre don Benito Pérez Galdós y la música; los patios encantados de la Casa Museo de León y Castillo; las Jornadas de Música de Cámara de la Casa Museo Tomás Morales,  complementadas con otros conciertos; Cuando los colores suenan de la Casa Museo de Antonio Padrón; las visitas con conciertos de la Cueva Pintada; los conciertos con los órganos históricos en distintas iglesias; Lo más Xtra de Xtraradio de Gran Canaria Espacio Digital; los circuitos insulares de música popular y folclórica; el Memorial Díaz Cutillas; el Concurso Internacional de Canto Alfredo Kraus que recuperamos con su Fundación; las iniciativas ingentes, con las que colaboramos, de la Sociedad Filarmónica, de la Asociación de Amigos de la Zarzuela, de la Orquesta Sinfónica de Las Palmas, del Proyecto de Barrios Orquestados, de la Asociación Orquesta Sinfonietta, de la Federación de Agrupaciones Folclóricas de Gran Canaria, de ACO, de las escuelas de música repartidas por la geografía insular, de las corales, de los 21 municipios y sus programaciones, de las productoras privadas, de la Fundación Teatro Auditorio, de las numerosas voces canarias que están cantando por escenarios del mundo, de tantas y tantas parrandas improvisadas, de tantos y tantos solistas, de tantos y tantos grupos de todo tipo… Lo dicho, una isla de música que crece acompañada de bellas notas.

                                                                      

Antonio Morales, presidente del Cabildo de Gran Canaria. 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios consideramos que acepta su uso. Para saber más sobre el uso de nuestras Cookies pulse, aquí.

¿Acepta las cookies de esta web?.

EU Cookie Directive Module Information