Buscar Noticia

25 de julio de 2013

 


La moción que se verá mañana en el pleno del Cabildo de Gran Canaria plantea crear una mesa de trabajo de consenso para redactar una propuesta legislativa

 

Nueva Canarias (NC) en el Cabildo de Gran Canaria ha logrado que se acepte su propuesta para incorporar a empresarios y sindicatos en los trabajos destinados a reformar la Ley de Renovación y Modernización Turística. La moción que se someterá mañana viernes a la consideración del pleno de la Corporación insular propone la creación de una mesa de trabajo de consenso para redactar una propuesta legislativa, que se llevará para su tramitación al Parlamento.

 

NC ha logrado consensuar una moción con el grupo de gobierno del PP que se basa en el acuerdo alcanzado el pasado 27 de mayo, a propuesta del grupo nacionalista y que contó con los votos a favor de CC y de los populares. Para el grupo nacionalista, el valor de la nueva moción estriba en que se articulan los mecanismos para lograr el amplio consenso social y económico, frustrado el pasado mes de junio

 

La iniciativa que se votará mañana propone la adopción de un acuerdo para constituir una mesa de trabajo, en la que estén presentes "todos los grupos políticos, empresarios y sindicatos" para que, con el asesoramiento técnico y jurídico y con el máximo consenso posible, se redacte una propuesta de iniciativa legislativa.

 

La mencionada propuesta legislativa se someterá al pleno del Cabildo el próximo mes de septiembre y, si se aprueba, se remitirá a la Mesa del Parlamento. La iniciativa del Cabildo de Gran Canaria solicitará la modificación de la nueva ley turística, "de conformidad con los principios esenciales de aquella moción transada" en el pleno del 27 de mayo.

 

La moción transada acordaba, primero, instar a los grupos parlamentarios a que los Planes de Modernización, Mejora e Incremento de la Competitividad (PMM) turísticos los puedan formular también los cabildos y los ayuntamientos, y no sólo el Ejecutivo canario. Asimismo que estos se subordinaran al planeamiento municipal e insular adaptado a la ley de directrices.

 

En segundo lugar que el crecimiento alojativo tuviera el límite cuantitativo que se determinara, y en tres años de duración, planteando además la insularización del mismo. Cada planeamiento insular, dentro de su cupo anual, determinaría las modalidades que desee permitir, a partir de las cuatro estrellas. El Cabildo será el responsable de determinar el procedimiento de otorgamiento de las autorizaciones previas para los proyectos de especial interés, pudiendo acumular el cupo anual máximo autorizado durante los años de vigencia de esta ley a la hora de conceder las mencionadas autorizaciones previas.

 

El tercer punto solicitaba el desarrollo de un potente programa de incentivos económicos, fiscales, crediticios, administrativos y laborales destinados a favorecer la renovación, concertado con las administraciones implicadas y, en su caso, con las entidades financieras. El último punto reclamaba un programa plurianual de inversiones públicas para los núcleos turísticos urbanos obsoletos.

 
Listado Completo de Noticias